Iryo anuncia 32 frecuencias diarias de alta velocidad entre Madrid y Barcelona con la generación de 302 empleos en Catalunya

La competencia ferroviaria empieza a consolidarse y localiza en Catalunya un mercado atractivo y sensible a la oferta. Iryo, el primer operador privado de alta velocidad, aspira a canalizar 302 millones de gasto turístico y aportar 20,8 millones a Catalunya en salarios e impuestos en cuatro años con la puesta en marcha de sus trenes en la segunda mitad del 2022. Los trenes Iryo anuncian que comercializarán el 30% de las frecuencias de la alta velocidad de España. Simone Gorini, consejero delegado de la firma propietaria de Iryo, ILSA, presentó este jueves la empresa en Catalunya, en un acto celebrado en Casa Seat. Víctor Bañares, director general de ILSA, y Óscar Santamaría, director de márketing, marca y producto, adelantaron cuál será la aportación económica a la comunidad autónoma, con el convencimiento de que la pandemia no pondrá trabas a esas previsiones. Carlos Bertomeu es el presidente de Iryo. Con el inicio de sus operaciones y hasta 2025, Iryo prevé la creación de un total de 321 empleos directos e indirectos en Catalunya entre personal de tierra, tripulación, de operaciones, mantenimiento y administrativo en este mismo plazo.

El plan de negocio de la firma ha previsto que en 2025 los más de 2,23 millones de viajeros con destino y/o origen que Iryo movilizará desde o hasta la estación de Barcelona Sants generarán un gasto turístico de 302 millones de euros, operando 32 frecuencias diarias entre Madrid y Barcelona. Esta oferta se centrará más en la calidad del servicio y las frecuencias que en precios ultrabajos.

Iryo está participada por los accionistas de Air Nostrum y por Trenitalia y empezará a operar en España con la única flota de trenes totalmente nuevos del mercado fabricados entre Italia y España por Hitachi Rail y Grupo Alstom. En total, 20 unidades ETR 1000, primer tren del mundo con Declaración Ambiental de Producto (EDP) siendo los más sostenibles, rápidos y silenciosos de Europa, asegura la firma, y fabricados con un 95% de materiales reciclabes y que permiten ahorrar un 80% de dióxido de carbono por persona y trayecto.

Noticias relacionadas

Tras una inversión inicial de 1.000 millones de euros, Iryo conectará en una primera fase Madrid, Barcelona, Sevilla, Málaga, Córdoba, Valencia, Alicante y Zaragoza, generando con el inicio de operaciones a nivel nacional alrededor de 2.600 empleos directos e indirectos y con la previsión de atraer a 50 millones de pasajeros en 10 años.

Simone Gorini resaltó el “compromiso” con la mejora del servicio de alta velocidad en Catalunya, sobre todo, en el tramo de Zaragoza a Barcelona y viceversa. Iryo aspira a transportar a ocho millones de pasajeros en el 2025, ya que ganó el paquete B –el segundo con el mayor número de frecuencias después del adjudicado a Renfe– en la licitación lanzada por ADIF en noviembre de 2019 para la liberalización del transporte ferroviario en España.

Fuente: El Periodico

Vinkmag ad

Anterior

El Gobierno ultima un ‘infojobs’ estatal con todas las ofertas públicas y privadas de empleo

Siguiente

Un alud de demandas del certificado covid satura La Meva Salut